Hernioplastía

Es la cirugía para reparar una hernia en la pared abdominal que puede formarse en la ingle, el ombligo o en la cicatriz de una cirugía pasada principalmente; es una de las afecciones más frecuentes sufridas por las personas y que puede llegar a ocasionar un dolor severo y otras complicaciones.

La intervención podrá ser abierta o por laparoscopía y dependerá del diagnóstico tras la evaluación personal de cada paciente. La técnica abierta se puede realizar bajo anestesia local o general, y en el caso de la laparoscópica se usará anestesia general.

Síntomas de una hernia en la ingle o el ombligo
  • Un bulto en el área inguinal sobre cualquiera de los lados del pubis o en el ombligo, que se hace más notorio cuando estás erguido y especialmente si toses o haces algún esfuerzo.
  • Una sensación de ardor o de dolor en el área del bulto.
  • Dolor o incomodidad en la ingle o el ombligo, especialmente cuando te inclinas, toses o levantas peso.
Beneficios
  • La hernioplastía laparoscópica utiliza incisiones mínimas.
  • Menor dolor postoperatorio.
  • Menor tasa de complicaciones (infecciones, hematomas).
  • Menos probabilidad de que vuelva a aparecer cuando se hace por laparoscopía.
  • Reinserción más rápida a las actividades habituales.
Complicaciones de no intervenir a una hernioplastia
  • Si no puedes empujar la hernia hacia adentro, sus contenidos pueden quedar atrapados (encarcelados) en la pared abdominal.
  • Una hernia encarcelada se puede estrangular, lo que interrumpe el flujo sanguíneo hacia el tejido que está atrapado.
  • Una hernia estrangulada puede ser potencialmente mortal si no se trata.
¿La hernioplastia es ambulatoria?

Por lo general, las operaciones de hernia se realizan en forma ambulatoria, por lo tanto es probable que vaya a casa el mismo día que se le hace la cirugía.

Prevé de cualquier anomalía que pueda complicar tu salud a futuro.